¿Por qué “Quilt”?

¿Qué es un Quilt?

La palabra QUILT significa colcha y proviene del latín, “culcita”, donde significaba colchón.   En la Norteamérica colonial, en aquellas familias que se asentaron en remotas regiones donde los recursos eran escasos. Cada pedazo de tela era considerado valioso y nació el “patchwork quilt”, como edredón acolchado hecho a base de retales. Estos quilts de la América colonial constituían un elemento valioso y fueron fundamentales para vertebrar estas nacientes sociedades. Los amigos y vecinos se reunían (en lo que se conocen como “quilting bees”) para trabajar en la creación de estas colchas, a menudo con un propósito especial, como el nacimiento de un niño o una boda. En la actualidad los quilts siguen teniendo un papel muy importante en la vida social norteamericana, sobre todo en el Medio Oeste, ya sea como auténticas piezas de arte o como una forma de movilizar y cohesionar, como antaño, a la sociedad. Es habitual que se subasten, para caridad, quilts elaborados expresamente, o que lleven un cierto tema especial y sean usados como un medio para unir a distintos colectivos. Hoy día, los quilts son una forma más de arte y combinan los diseños tradicionales, con elaboraciones de un nivel de sofisticación artístico nunca visto anteriormente.

QUILT es mucho más que un nombre, es toda una declaración de intenciones.

Nuestro QUILT, al igual que el de los colonos, junta distintas piezas (bases de datos) para conseguir un todo que sea mucho más valioso que la suma de sus partes; nuestro QUILT se basa en el trabajo colaborativo, ya que centraliza la información proveniente de distintas fuentes en un solo recipiente; nuestro QUILT sirve también para preservar la memoria de una sociedad porque almacena la información para cuando la vayamos a necesitar y, por supuesto, sirve también para vertebrar y organizar una sociedad, ya que tiene un enfoque eminentemente político e institucional.